Un viaje espiritual

Hace unos meses estuve en Tailandia. ¿Por qué? La verdad es que soy una enamorada de este país. Me fascina su diversidad de paisajes, su gente, sus sonrisas, su comida, su espiritualidad, sus puestas de sol y su té oolong.

Mi Jasmine Oolong

Los oolongs de Tailandia son una delicia para los sentidos. Se producen de un modo parecido a los taiwaneses (de máxima reputación) y tienen un nivel medio de oxidación. Sus procesos de elaboración desarrollan muchos compuestos aromáticos a flores y frutas que se reflejan en la taza.

Como entusiasta del té encontré una pequeña joya: un Jasmine oolong. Un delicioso y selecto oolong de las altas montañas, mezclado (blend) con flores de jazmín con una dulce fragancia absolutamente floral. Una auténtica delicia.

Nuestra Spiritual Collection

La principal religión de Tailandia es la budista, por lo que en muchos de los lugares puedes encontrar templos espectaculares con budas gigantes. De mi conexión con la filosofía budista nació nuestra Spiritual Collection. En sus templos se percibe una bonita energía. A partir de ahí me inspiré para crear nuestro té “Budha Temple”: un blend excelente para la salud de té verde Kukicha con Matcha. Te invito a que lo sigas conociendo en nuestra shop online.

¿Queréis saber más?

Hacia 1960 en Tailandia, los chinos empezaron a cultivar el té con esquejes (son fragmentos de las plantas separados con una finalidad reproductiva) procedentes de Taiwán. A día de hoy, se cultiva en las provincias de Chiang Mai y Chian Rai cerca de la frontera con Birmania. Esta región tiene altitudes de más de 1200 metros y se cultivan oolongs, tés verdes y tés negros. También producen y consumen té matcha pero su calidad no es comparable con la de Japón.

Comparte este Contenido

Más Contenido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies